Sigue creciendo el Voto en Blanco!!

votoenblancoprensaTerminan otras elecciones y el optimismo de seguir conquistando “soñadores” no termina. Sí, soñamos una Colombia libre de partidos corruptos, candidatos “camaleones”, millones en compra de votos y muchos detenidos. Como colombiano, espero que las entidades hagan respetar la democracia y logren aplicar la ley en su máxima expression, a todos aquellos que abusaron de la democracia.

“No ganamos!!!” dicen algunos, y yo les digo que sí!!!. Cambiar las costumbre políticas es un proceso largo, y sobre todo de mucha perseverancia y educación, pues los partidos y los corruptos no quieren dejar sus “carteles”.

Tenemos que seguir votando en blanco!! No podemos parar, y hasta que logremos sumar el 50%+1, los ciudadanos debemos seguir votando en blanco. En ese momento, los ciudadanos estaremos listos para comenzar a gobernar sin candidatos vendidos,  delfines “embollados” con apellidos heredados o partidos desgastados. Pero el cambio es lento.

Calculamos, basados en los datos de la Registraduría, que el Voto en Blanco logró un increment  promedio entre 10 y 20% a nivel nacional. El rango es ancho, pues si lo comparamos con las elecciones del 2011, la abstención era mucho mayor. Estamos viendo un despertar lento de aquellos apáticos y una mayor indignación política.

Tinjaca, Boyacá y Florida, Valle del Cauca!! Sí se pudo!!

Según la ley, en caso de ganar el voto en blanco, el efecto es considerado como “una expresión política de disentimiento, abstención o inconformidad con efectos políticos“, se deberá repetir “por una sola vez la votación” con nuevos candidatos. Pilas!!

Queremos enviarles un mensaje de felicitaciones!!! Es urgente organizar un grupo ciudadano y elegir un candidato extraido de ustedes mismos. Con esto no queremos decir de COALICION. Queremos decir, que los ciudadanos se deben reunirse y deben elegir a una persona o grupo de personas que tome las riendas de los municipios para tomar el mandato y aislar a los corruptos. Esta persona NO debe ser de ningún partido o haber sido candidato con anterioridad. Los colombianos, no podemos ganar la batalla y entregarles el triunfo a personas “contaminadas” de política. Sugerimos crear un grupo de ciudadanos para así ayudar a manejar el municipio. Recuerden que no tienen muchos tiempo para inscribirlo. Debemos de dejar de ver la política como uno solo líder o vocero, y pasar a un grupo donde todos estamos ayudando a gobernar, administrar y ordenar nuestras ciudades.

El futuro

Vimos que los medios y las encuestas nos están anulado. Tienen miedo a preguntar o reporter.  La razón, es que están viendo que un grupo de personas, sin dinero, puestos o contratos están creciendo políticamente, y eso no les conviene. Por esta razón, esta misma anoche en charla con Gustavo Bolívar comenzamos a reorganizarnos para tener la más grande fuerza ciudadana para las elecciones presidenciales del 2018, pues no vamos a permitir que se vuelva a hacer otro circo de dinero y corrupción como se vieron estas elecciones del 2015. Agradecemos a Jaime Araujo que “solitario” ha tenido que bravear con las cortes para pelear por nuestros derechos ciudadanos. Otros voluntarios van llevar nuestra defensa al ámbito internacional.

Invitamos a todos los ciudadanos del país a crear sus grupos y a inscribirse en nuestro website para iniciar los entrenamientos. Cada grupo será una célula, que al mismo tiempo será un transmisor de doble vía con el país. Estamos preparando una logística nunca antes vista para lograr parar la corrupción política del país, y eso implica que seamos ciudadanos responsables y comprometidos, no con el voto en blanco, con el futuro de Colombia. Si no lo hacemos nosotros, nuestro país será consumido por los corruptos y eso nos corresponde a todos. No tenemos que esperar, cada uno a defender el bien de todos.

 

 

Alejandro Riano

Sobre el Autor Alejandro Riano

Coordinador del Voto en Blanco en el Exterior. Educador e instructor certificado para el estado de Wisconsin. Project Management Certificado y Fundador de varias organizaciones sociales. Promotor de los neo-colombianos y la defense de los derechos de los Colombianos en el Exterior.

Vamos por los “Carteles Políticos”!

En la última semana las más asquerosas formas de hacer política en Colombia se han venido ventilado en los medios. Desde la muerte de Ignacio Londoño por la mafia política de Cartago, – que creen que los vamos a dejar gobernar con miedo –  hasta el tráfico de dinero en las campañas para posicionar sus curules en las listas cerradas en muchos de los partidos. Pues no los vamos a dejar!!!

Una gráfica que no necesita explicación

Una gráfica que no necesita explicación

Como ciudadanos que queremos un cambio en Colombia, debemos denunciar y apoyar a aquellos a quienes nos representan. Sin miedo!!

Si hay 100 testigos denunciando, les va a ser muy difícil a las mafias identificar a alguno. Al igual que con los búfalos o los elefantes, las manadas se vuelven más fuertes. Aquí nos vámonos a convertir en manadas para denunciar.

Al país se lo está comiendo la corrupción y los “Carteles Políticos” que quieren traficar con nuestros votos, están haciendo hasta lo imposible por aparentar un “Limpieza Política”. Da rabia que los “angelitos de todos los colores” traten de esconder sus mafias electorales en cada región. Todos debemos entender y educar, que si te pagan 20, 50 o 100 mil pesos, no estamos ganando un almuerzo o el mercado de la semana. Estos gamonales electorales venden hasta su alma porque saben que pueden sacar hasta 100 veces el valor del voto comprado. No nos debemos dejar comprar!!!

Los ciudadanos debemos votar en blanco!! Y aquí aparecerán los que siempre dicen “Eso sólo beneficia al otro partido”, “Esa mierda no sirve para nada”, “Eso es botar el voto”. Pues no!! En la medida que el voto en blanco aparezca en las estadísticas, ese valor nos indicará a aquellos que estamos trabajando por la transformación del país, cuándo será el momento indicado de ordenar el país. Esos números, cada voto en blanco, son nuestros indicativos para irnos moviendo. Nosotros no creemos en encuestas, solo en los escrutinios. Por eso hay que invitar a la gente votar en blanco, no una vez, sino todas las veces que podamos hasta que podamos convencer que no estamos solos, y solo así sabremos que podremos quitarles las curules a los “Carteles Políticos”.

Los ciudadanos no estamos solos! En voto en blanco Colombia empezamos a capacitar, entrenar, y apoyar a cualquier ciudadano en su ciudad, pueblo o donde sea. Y no es solo un grupo, somos todos los grupos del voto en blanco en el país. Y este es un llamado a la unión de esfuerzos. Todos los ciudadanos debemos perder ese miedo a denunciar y dejar que otros nos sigan robando el país. La participación ciudadana no debe tener otro interés que el beneficio de todos, y no de nadie en particular o de algún partido político. Nos debemos desligar de cualquier interés de protagonismo y poner nuestras horas de trabajo, ideas y opiniones en favor de todos. Nuestra sociedad se debe mover hacia lo común.

La #FeriadelosAvales, denunciado por la WRadio Colombia, es una acción que debemos aplaudir como ciudadanos, y debemos procurar seguir mostrando ante los medios. Es momento de parar las maquinarias que nos han robado por años, y que hoy con “mermeladas”, “delfines”, “compra-venta de votos” y todas las artimañas típicas de un “cartel”, que nos quieren seguir robando nuestro país.

Esta es una invitación a todo el país, a cada colombiano – en Colombia y en el exterior – para unirnos para denunciar, replicar, escribir y compartir cualquier información sobre candidatos corruptos y acciones de corrupción en las elecciones que vienen. Somos muchos los Buenos!!  Los que amamos nuestra Colombia y no nos van a parar los “Carteles Políticos”. Todos a votar en blanco, a grabar y denunciar. De antemano, una invitación a todas páginas del voto en blanco y ciudadanos en Facebook, Twitter y las demás redes sociales a REPLICAR y COMPARTIR entre todos. Todos somos la esperanza de nuestro país!! El futuro depende de la forma como cada uno se apropie del país sin esperar que alguien lo guie o le diga. Así que si esta leyendo esta nota, es porque al igual que usted he tomado la iniciativa de comenzar a cambiar mi país COLOMBIA! Vamos por ellos!!

—-

Si desea participar en los entrenamientos solo debe llenar esta forma http://votoenblancocolombia.com/?page_id=16

 

Alejandro Riano

Sobre el Autor Alejandro Riano

Coordinador del Voto en Blanco en el Exterior. Educador e instructor certificado para el estado de Wisconsin. Project Management Certificado y Fundador de varias organizaciones sociales. Promotor de los neo-colombianos y la defense de los derechos de los Colombianos en el Exterior.

Memoria del día en que las víctimas tuvieron Derechos en Colombia

A propósito del día de las víctimas y de su memoria histórica, es importante hacer memoria y recordar el primer día, el 31 de octubre de 2001, en que la sentencia C-1149 de 2001, Magistrado Ponente: Jaime Araujo Renteria, reconoció por primera vez, que las víctimas de la violencia tendrían plenos derechos en Colombia, a la verdad, a la justicia, a la no repetición, a la reparación plena, incluido el derecho a que se les REPARARA en forma individual y colectiva, incorporando la memoria histórica.

Las victimas no tenían el derecho a la verdad, a la justicia, a la NO repetición; y la reparación solo era una reparación material o patrimonial (parte civil dentro del proceso) individual. No cobijaba medidas generales, ni colectivas, ni memoria histórica, ni inmateriales como el perdón, en esa sentencia, por vez primera aparecieron las medidas de carácter simbólico, en concepto de reparación moral, como el reconocimiento público y solemne por el Estado de su responsabilidad, las declaraciones oficiales de restablecimiento de la dignidad de las víctimas, los actos conmemorativos, los bautizos de vías públicas, y las erecciones de monumentos para facilitar el deber de recordar.

La violencia, y su forma descarnada, la guerra declarada o no declarada, había dejado miles de víctimas, millones de víctimas en Colombia y desde el punto de vista jurídico, paradójicamente, después de 200 años de permanente violencia, las víctimas en Colombia no tenían ningún derecho reconocido jurídicamente; hasta que el suscrito, en el año 2001, con el apoyo de algunos miembros del tribunal constitucional (ya que tres salvaron el voto), como ponente, por primera vez, reconocio a las víctimas de la violencia, los derechos que hoy todo el mundo repite y que muy pocos acatan: los derechos a la verdad, a la justicia, a la reparación, y la garantía de no repetición. Valga también hacer memoria que esa sentencia, fue rechazada por las fuerzas militares, que la vieron como un obstáculo y como me lo expresó personalmente en una reunión que tuvimos en el ministerio de defensa, convocada por el vicepresidente de la republica y al mismo tiempo ministro de defensa de entonces y de todos los comandantes de las fuerzas (aérea, armada, infantería, etc.), el entonces comandante del ejército general Mora, hoy participante de los diálogos en La Habana: la sentencia C-1149 de 2001, era un obstáculo para las fuerzas armadas. No sobra hacer memoria de que era una sentencia sobre la justicia penal militar, que después la Corte Constitucional extendió a la justicia penal ordinaria (en el año 2002) y solo 10 años después (mas vale tarde que nunca), el Congreso de la republica consagro en ley lo que la corte ya había consagrado como derechos constitucionales en el 2001; y esa misma ley, 1448 de 2001, en su artículo 142, estableció el día 9 de abril como día de las víctimas.

Dejemos que hable la sentencia C-1149 DE 2001, M.P. Jaime Araujo Renteria, en su parte pertinente sobre los derechos de las víctimas:

7. De los Derechos que genera la comisión de un delito: 1) Derecho a la verdad; 2) Derecho a la justicia y; 3) Derecho a obtener reparación.

El derecho de las víctimas o perjudicados con el ilícito penal a acudir al proceso penal, comprende tres (3) derechos importantes y que deben ser garantizados por igual dentro del respectivo proceso, a saber: a) Derecho a saber la verdad de los hechos; b) Derecho a la justicia y; c) Derecho a la reparación del daño.

Como quedó claramente establecido, dentro del proceso penal militar se garantiza única y exclusivamente el derecho a la verdad conocido también como derecho a saber, excluyendo los derechos a la justicia y a la reparación del daño, sin razón legal ni constitucionalmente atendible.

Cada vez que se comete un delito la víctima o perjudicado con el ilícito tienen derecho a conocer la verdad, a la justicia y a la reparación, como se ha dejado claramente establecido por la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección de las Minorías de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Informe Final sobre la impunidad de los autores de violaciones de los derechos humanos (derechos civiles y políticos) de conformidad con la resolución 1996/119 de la Subcomisión y titulado: “La administración de justicia y los derechos humanos de los detenidos”.

Se señala en dicho documento que la estructura general del conjunto de principios y sus fundamentos en relación con los derechos de las víctimas consideradas como sujetos de derechos, se concretan en:

  1. a) el derecho de las víctimas a saber;
  2. b) el derecho de las víctimas a la justicia; y
  3. c) el derecho a obtener reparación.

Añade que a estos derechos se agregan, con carácter preventivo, una serie de medidas para garantizar que no se repitan las violaciones.

El informe hace relación a cada uno de estos derechos, así:

A. Derecho a saber

  1. No se trata sólo del derecho individual que toda víctima o sus familiares tienen a saber lo que ocurrió, que es el derecho a la verdad. El derecho a saber es también un derecho colectivo que hunde sus raíces en la historia, para evitar que puedan reproducirse en el futuro las violaciones. Como contrapartida, al Estado le incumbe, el “deber de recordar”, a fin de protegerse contra esas tergiversaciones de la historia que llevan por nombre revisionismo y negacionismo; en efecto, el conocimiento por un pueblo de la historia de su opresión forma parte de su patrimonio y debe por ello conservarse. Tales son los principales objetivos del derecho a saber cómo derecho colectivo.
  2. Con ese fin se proponen dos series de medidas. La primera corresponde a la creación, a la mayor brevedad, en principio, de comisiones extrajudiciales de investigación, pues salvo que se dediquen a impartir una justicia sumaria como ha ocurrido con demasiada frecuencia en la historia, los tribunales no pueden sancionar rápidamente a los verdugos y a sus secuaces. La finalidad de la segunda serie de medidas reside en preservar los archivos relacionados con las violaciones de los derechos humanos.

(…)

  1. Derecho a la justicia
  2. Derecho a un recurso equitativo y efectivo
  3. Implica que toda víctima tenga la posibilidad de hacer valer sus derechos beneficiándose de un recurso equitativo y efectivo, sobre todo para lograr que su opresor sea juzgado y obtener reparación. Conforme se indica en el preámbulo del Conjunto de principios, no existe reconciliación justa y duradera si no se satisface efectivamente la necesidad de justicia; el perdón, acto privado, supone, como condición de toda reconciliación, que la víctima conozca al autor de las violaciones y que éste haya tenido la posibilidad de manifestar su arrepentimiento: en efecto, para que pueda ser concedido el perdón, es menester que haya sido previamente solicitado.
  4. El derecho a la justicia impone obligaciones al Estado: la de investigar las violaciones, perseguir a sus autores y, si se establece su culpabilidad, hacer que sean sancionados. Aunque la iniciativa del enjuiciamiento incumbe ante todo al Estado, habrá que prever en normas procesales complementarias la posibilidad de que toda víctima pueda erigirse en parte civil en las actuaciones y, cuando las autoridades no cumplan con su deber, asumir personalmente esa iniciativa.
  5. La competencia de los tribunales nacionales debería, por razones de principio, seguir siendo la norma, pues toda solución duradera implica que su origen esté en la propia nación. Pero con demasiada frecuencia ocurre, desgraciadamente, que los tribunales nacionales no están aún en condiciones de impartir una justicia imparcial o les resulte materialmente imposible desempeñar sus funciones. Entonces se plantea la difícil cuestión de la competencia de un tribunal internacional: ¿deberá tratarse de un tribunal especial del tipo de los que se crearon para las violaciones cometidas en la ex Yugoslavia o en Ruanda, o bien de un tribunal internacional permanente, como el proyecto que ha sido presentado recientemente a la Asamblea General de las Naciones Unidas? Sea cual fuere la solución que se adopte, las normas procesales deben responder a los criterios del derecho a un juicio imparcial. No cabe juzgar al que haya cometido violaciones si no respeta uno mismo los derechos humanos.
  6. Por último, los tratados internacionales de derechos humanos deberían contener una cláusula de “competencia universal”, que obligue a cada Estado Parte, bien a juzgar o bien a extraditar al autor de violaciones y es menester, además, que exista la voluntad política de aplicar dichas cláusulas. Se comprueba, por ejemplo, que las recogidas en los Convenios de Ginebra de 1949 relativos al derecho humanitario o en la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura casi nunca han sido aplicadas.
  7. Medidas restrictivas que se justifican por la lucha contra la impunidad
  8. Cabe aplicar medidas restrictivas a ciertas normas de derecho, con miras a mejorar la lucha contra la impunidad. Se trata de evitar que esas normas sean utilizadas de forma que se conviertan en un incentivo a la impunidad, obstaculizando así el curso de la justicia. Fundamentalmente:
  9. a) Prescripción (…)
  10. b) Amnistía (…)
  11. c) Derecho de asilo (…)
  12. d) Extradición (…)
  13. e) Procesos en rebeldía (…)
  14. f) Obediencia debida (…)
  15. g) Leyes sobre arrepentidos (…)
  16. h) Tribunales militares (…)
  17. i) Principio de inamovilidad de los jueces (…)
  18. Derecho a obtener reparación
  19. El derecho a obtener reparación entraña medidas individuales y medidas de alcance general y colectivo.
  20. A escala individual, las víctimas, ya se trate de víctimas directas o de familiares o personas a cargo, deberán disponer de un recurso efectivo. Los procedimientos aplicables serán objeto de la más amplia publicidad posible. El derecho a obtener reparación deberá abarcar todos los daños y perjuicios sufridos por la víctima. De conformidad con el Conjunto de principios y directrices sobre el derecho de las víctimas de violaciones graves a los derechos humanos y al derecho humanitario a obtener reparación, establecido por el Sr. Theo van Boven, Relator Especial de la Subcomisión (E/CN.4/Sub.2/1996/17), este derecho comprende los tres tipos de medidas siguientes:
  21. a) medidas de restitución (cuyo objetivo debe ser lograr que la víctima recupere la situación en la que se encontraba antes);
  22. b) medidas de indemnización (que cubran los daños y perjuicios físicos y morales, así como la pérdida de oportunidades, los daños materiales, los ataques a la reputación y los gastos de asistencia jurídica); y
  23. c) medidas de rehabilitación (atención médica y psicológica o psiquiátrica).
  24. A nivel colectivo, las medidas de carácter simbólico, en concepto de reparación moral, como el reconocimiento público y solemne por el Estado de su responsabilidad, las declaraciones oficiales de restablecimiento de la dignidad de las víctimas, los actos conmemorativos, los bautizos de vías públicas, y las erecciones de monumentos facilitan el deber de recordar. En Francia, por ejemplo, ha habido que esperar más de 50 años para que el Jefe de Estado reconociera solemnemente en 1996 la responsabilidad del Estado francés en los crímenes cometidos contra los derechos humanos por el régimen de Vichy entre 1940 y 1944. Cabe citar igualmente las declaraciones de esa misma naturaleza formuladas por el Presidente del Brasil, Sr. Cardoso, respecto de las violaciones cometidas en el país bajo la dictadura militar. Merece destacarse especialmente la iniciativa del Gobierno español, que acaba de reconocer la calidad de ex combatientes a los antifascistas y miembros de las brigadas internacionales que, durante la guerra civil, lucharon en el campo republicano”.

Así mismo en el Anexo 1 del mismo Informe se enuncian y desarrollan una serie de principios para la “PROTECCION Y LA PROMOCION DE LOS DERECHOS HUMANOS MEDIANTE LA LUCHA CONTRA LA IMPUNIDAD” que se refieren a cada uno de los derechos de las víctimas del delito, y en los que tienen que ver con el “derecho a obtener reparación” se expresa:

III. DERECHO A OBTENER REPARACIÓN

  1. Principios generales

Principio 33 – Derechos y deberes dimanantes de la obligación de reparar

Toda violación de un derecho humano da lugar a un derecho de la víctima o sus derechohabientes a obtener reparación, el cual implica el deber del Estado de reparar y el derecho de dirigirse contra el autor.

Principio 34 – Procedimientos de recurso en solicitud de reparación

Tanto por la vía penal como por la civil, administrativa o disciplinaria, toda víctima debe tener la posibilidad de ejercer un recurso accesible, rápido y eficaz, que incluirá las restricciones que a la prescripción impone el principio 24; en el ejercicio de dicho recurso, debe beneficiarse de una protección contra actos de intimidación y represalias.

El ejercicio del derecho a obtener reparación comprende el acceso a los procedimientos internacionales aplicables.

(…) 

Principio 36 – Ámbito de aplicación del derecho a obtener reparación

El derecho a obtener reparación deberá abarcar todos los daños y perjuicios sufridos por la víctima; comprenderá, por una parte, medidas individuales de reparación relativas al derecho de restitución, indemnización y rehabilitación y, por otra, medidas de satisfacción de alcance general, como las previstas en el Conjunto de principios y directrices fundamentales sobre el derecho a obtener reparación (véase el párrafo 41 supra).

En los casos de desapariciones forzadas, una vez aclarada la suerte de la persona desaparecida, su familia tiene el derecho imprescriptible a ser informada y, en caso de fallecimiento, se le debe restituir el cuerpo en cuanto se identifique, independientemente de que se haya establecido o no la identidad de los autores y se los haya o no encausado y juzgado”.

Finalmente, se concluye por esta Sala que las normas demandadas y objeto del presente análisis en algunas de sus expresiones, desnaturalizan y le restan efectividad y eficacia a la institución jurídica denominada “parte civil” como sujeto procesal dentro del proceso penal militar, contrariando los fines previstos en el artículo 2º de la Carta y, vulnerando efectivamente los derechos a acceder a la administración de justicia y a obtener el restablecimiento del derecho y reparación del daño, contenidos en los artículos 229 y 250 de la Constitución Política.

 

Jaime Araujo

Sobre el Autor Jaime Araujo

Abogado de la Universidad Externado de Colombia con Especialización en Ciencias Penales (Externado) y Derecho Financiero (U.Andes). Adicionalmente es egresado de la U.Santo Tomas de Roma(Italia) con especialidad en Derecho Internacional Humanitario. En el año 2000, terminó su Especialización en Docencia Universitaria en U. Santo Tomas de Colombia. Su vida profesional ha sido desde abogado litigante hasta Magistrado de la Corte Constitucional (2001-2009). Ha sido docente de la U. Externado, U.Militar Nueva Granada, Santo Tomas, Sergio Arboleda, Corporación Universitaria del Caribe, U. Libre, U. Rosario y Santiago de Cali. Ha escrito 5 libros, siendo sus más destacados Filosofía o Teoría del Derecho Constitucional (2015) y El Derecho Fundamental a la Igualdad: Precisiones (2004)